Tuesday, March 31, 2015

El cómic italiano iza su bandera en Lima

Il piccolo ranger. Franco Donatelli creó esta saga western, género muy popular en Italia.
Il piccolo ranger. Franco Donatelli creó esta saga western, género muy popular en Italia.

Figuras en cuadritos. Un amplio panorama de la historieta italiana —que incluye series de culto y rarezas— se exhibe en la muestra “¡Cómics, qué pasión!”, del IIC.
Los maestros del cómic italiano han llegado a Lima. O al menos sus historias más notables en cuadritos. Y es que el Instituto Italiano de Cultura (IIC) ha reunido una muestra de lo mejor de su arte historietista, desde la década del treinta hasta hoy, en la exposición “¡Cómics, qué pasión!”, que ya se encuentra abierta al público.
Dibujos originales realizados por los artistas de las series populares —como Aurelio Galleppini, Antonio Terenghi o Gian Battista Carpi—, así como por los maestros más literarios y reconocidos internacionalmente —como Hugo Pratt, Milo Manara o Guido Crepax— se encuentran en la galería del IIC.
Curada por Maurizio Scudiero y de Davide Sandrini, “¡Cómic, qué pasión!” inicia con las viñetas producidas en los años treinta, época en que el mercado editorial de este arte se fortalece con la primera traducción italiana de Mickey Mouse, llamada “Topolino”.
En aquellos años aparecen revistas como L’Avventuroso, L’Audace y Topolino, que empezaron con historias estadounidenses, pero pronto lanzaron cómics nacionales como “Kit Carson” de Rino Albertarelli, quien fue uno de los primeros en proponer un escenario western, género que será uno de los más queridos en el devenir de la historieta italiana.
En 1948, la escasez de papel y la pobreza de los años de la posguerra propician el uso de un nuevo formato: la tira (8 x 17 cm). Así nace “Tex” —western creado por Gian L. Bonelli y dibujado por Aurelio Galleppini—, el personaje más exitoso de la historia de las viñetas en Italia y que aún hoy se publica.
En los cincuenta, el género western se vuelve cómico con “Pedrito el Drito” de Antonio Terenghi, mientras una visión satírica es propuesta por Benito Jacovitti, con el cinismo del delirante cowboy “Cocco Bill”.
Grandes cambios vendrían en los sesenta con la aparición de antihéroes, delincuentes que rechazan el establishment y actúan según sus propios principios. “Diabolik”, ladrón creado por las hermanas Giussani, es el más conocido en el mundo. Dirigida a un público adulto ve la luz en 1965 “Valentina”, obra onírica de Guido Crepax, que narra las vicisitudes de una modelo erótica e intelectual.
Para la década del setenta, las historietas se hacen más variadas y complejas. La editorial Bonelli lanza series como “Ken Parker”, western humanista que promueve el respeto de las culturas nativas. En los ochenta, las viñetas ya son todo un fenómeno con sagas de terror como “Dylan Dog” de Tiziano Sclavi, considerada “de culto”.
En la actualidad, el cómic italiano es diverso y bullente: va desde historietas de sátira política publicadas en diarios, hasta novelas gráficas editadas con tapa dura. El toscano Gipi y el artista Simone Bianchi son dos de los nuevos maestros.    
CLAVES
-La muestra se exhibe en la galería del Instituto Italiano de Cultura (Av. Arequipa 1055, Santa Beatriz). El ingreso es libre.
-Las visitas pueden realizarse de lunes a viernes, de 9 am a 8 pm (refrigerio de 2 a 3 pm). La muestra estará abierta hasta el 10 de abril.

No comments: