Sunday, January 4, 2015

El dibujador: Supo llamarse Cristian

fotonikweb.jpg
Supo llamarse Cristian, pero desde hace muchísimos años es Nik, la firma al pie del dibujo que esconde las tres últimas letras de su apellido: Dzwonik. Y desde hace una década, es la marca registrada del creador de uno de los personajes más queridos de la historia del humor gráfico en Argentina: Gaturro.
Por Marisa Rojas

Gaturro es un gato amarillo, sí, amarillo, regordete, algo bastante cachetudo, romántico incurable, agudo observador de la vida cotidiana, va a la escuela y toma clases de 'Brutish English', trabaja como cadete en una oficina -a veces- y aunque tiene casa y una familia, le encanta vivir en los techos de su vecindario. Gaturro nació en 1996 en las páginas del diario La Nación. Diez años después, la tira sigue leyéndose cada día en la contratapa del mismo diario, y sus chistes los días domingos en La Revista a la que recientemente se sumó "Planeta Gaturro", una doble página con juegos y sorpresas para los lectores menudos.

Gaturro es, además, el protagonista de más de 20 libros que editan tres editoriales distintas en Argentina, Latinoamérica, el Caribe, España, Estados Unidos, Francia y China, en idioma neutro, en castizo, en inglés, en francés… ¡y en mandarín! En la última edición de la Feria del Libro Infantil los libros de Gaturro figuraban entre los títulos más vendidos, y en el stand de Ediciones de la Flor -responsable de la colección Gaturro que se publica desde 1999 y suma ya 8 ejemplares-, se formaban largas filas de niños, padres y maestros cada vez que Nik, el dibujante, el creador del personaje, el autor de las disparatadas historias del gato amarillo, firmaba ejemplares.


Sin embargo, Gaturro, elegido 'el favorito de los chicos en el 2006', protagonista de una de las tapas del año de la revista Billiken, no nació precisamente como un personaje… para los niños.

¿Cómo explicás que un personaje como Gaturro que surgió al calor del humor político de los ´90, un género destinado a los adultos, sea una década más tarde un personaje admirado por los chicos?

Creo que es algo que podría explicarse considerando que Gaturro siempre tuvo un costado tierno, nunca fue el personaje de la política sino la visión externa de la política. Si los políticos eran la voz del poder, Gaturro era la voz de la gente, representaba de algún modo el inconsciente colectivo-popular.

Igualmente, la tira de Gaturro se publica en La Nación desde mediados de los '90 independiente de la política, habla de cosas más universales, el humor político ancló más a partir de los trabajos en La Revista y algunos de los libros. Yo en realidad empecé haciendo humor costumbrista, mis primeros trabajos no tenían nada que ver con la política, y Gaturro fue, es, volver un poco a eso.
Ciertamente, Gaturro es una tira que al principio no estuvo dirigida a los chicos, sin embargo, Daniel Divinsky, el director de Ediciones de la Flor, siempre decía: 'Ustedes tienen algo para los chicos que no se qué es, porque siempre se acercan más chicos al stand cuando llega Gaturro, vos tenés que poner la mirada en los chicos'. Y yo soy muy de que si las cosas se dan naturalmente las seguimos adelante, no me gusta forzarlas. Gaturro se acercó naturalmente a los chicos y ellos se acercaron naturalmente a Gaturro. Cuando vimos ese gran entusiasmo de los chicos con el personaje, dijimos: 'Vamos a dedicarle más tiempo a esto, vamos a reunirnos con los chicos, vamos a preguntarles qué les gusta del personaje, por qué lo siguen, qué esperan de él'. Hicimos una página de Internet para que ellos nos contaran qué querían, qué necesitaban, y así comenzaron a llegar montones de mensajes y gracias a eso pudimos enfocar el personaje y convertirlo en lo que es hoy. El personaje tomó vuelo, mucho más del que yo le podría haber dado; siento que hoy el personaje tiene vida propia. Los chicos lo mejoran, cuando lo toman en los colegios y lo estudian y lo leen y lo redibujan y le agregan cosas, lo mejoran y lo hacen crecer.

Todos los artistas que trabajan para la platea menuda saben que ingresar al mundo de los niños con el apoyo del sistema escolar, es importante. ¿Cómo es la relación del humor gráfico con la escuela, de acuerdo a tu experiencia?

Mucho antes de Gaturro yo trabajé para editoriales como Kapeluz y Estrada, ilustraba libros para chicos, adaptaba las historias de Julio Verne al comic, las transformaba atravesadas por el humor. Y en los comienzos de Gaturro, editoriales de manuales escolares me pedían ilustraciones de él para sus publicaciones. Creo que ese fue un buen puente entre Gaturro y los chicos.

Habitualmente voy a dar muchas charlas a colegios donde las maestras han incorporado los libros como material de estudio para los distintos grados, y cuando llego me encuentro con el colegio empapelado de 'gaturros'. Es muy fuerte ver que es un personaje popular para los chicos pero también es digerible para las maestras y para los padres. Muchas mamás vienen a las presentaciones y agradecen porque dicen que antes de Gaturro sus hijos no leían, miraban mucha televisión, jugaban a los videos juegos, y la historieta, al ser un formato gráfico, empezó a acercarlos al mundo de la lectura de una forma divertida. Y ahí hay un salto!!! Un chico que se acostumbra a la lectura gracias a los comic después empezará a leer literatura de otro tipo, tal vez libros de cuentos o novelas para adolescentes, y eso es muy importante. ¡Siento que por fin le encontré una utilidad a esto! ¡Qué bueno que Gaturro lleve a leer!, ¿no?

¿Y cómo te llevás vos con el público infantil?

Me retrotraigo, me siento como un chico también y me hace muy bien, mucho mejor que estar todos los días con temas de actualidad. Además este es un país muy cíclico, vuelve siempre sobre lo mismo, en cambio con los chicos es todo muy puro, muy vital; aparte de ser muy sinceros, dicen siempre la verdad -que es todo lo contrario a lo que sucede en la política-, son una fuente inagotable de ideas, tienen mucha imaginación, todo el tiempo están sugiriéndonos nuevas historias a través de la web. La verdad que es espectacular trabajar con los chicos.

Gaturro es un personaje reconocido en el país y fronteras afuera, vos publicaste una buena cantidad de libros y recibiste importantes premios, contame más allá de todos esos reconocimientos, ¿qué sentiste cuando tu personaje fue tapa de una revista como Billiken que ha atravesado la infancia de tantas generaciones?

Y… fue emocionante, por varias cosas. En la revista hicieron una encuesta en los colegios y 'saltó' el personaje de Gaturro como el favorito. ¡Imaginate la emoción! Que los chicos te elijan en un mundo donde hay una gran competencia visual, donde hay seis canales de cable dirigidos exclusivamente a los niños durante las 24 horas todos los días, con productos muy fuertes, con el valor que tiene hoy la animación, y Gaturro que es el hijo de la gráfica, que es un librito ahí, se haya impuesto a grandes personajes es muy fuerte. Y verlo en una tapa también es fuerte, ¡es como salir en la Revista Gente como personaje del año! Además, yo leí Billiken toda mi infancia, yo era muy lector de revistas infantiles, leía Anteojito también, e historietas claro.

Sabemos que estudiás dibujo desde chico, pero ¿cuál fue el momento preciso en que empezaste a dibujar y por qué?

No se bien cuándo, creo que desde siempre, desde bien pequeño, como todos los chicos, la única diferencia es que lo continué. En general todos los chicos dibujan, a todos nos regalan lápices o fibras o crayones cuando somos chicos, el tema es que no se por qué la mayoría lo deja. Yo soy el mayor de tres hermanos y mis papás, que trabajaban todo el día, me dejaban en la casa de mi abuelo, que entonces estaba retirado de su actividad y se pasaba el día en el jardín del fondo de su casa haciendo macetas, rodeado de pinceles y pinturas y enanos de jardín, y para que yo me quedara quieto ahí me hizo un pizarrón donde dibujaba con tizas. Creo que eso también me ayudó en mi vocación. Mi abuelo me enseñó a escribir antes de que fuera a primer grado, me enseñó perspectiva, me enseñó cosas básicas, los primeros lineamientos del dibujo.

¿Tus dibujos siempre estuvieron asociados con el humor?

Yo dibujaba mucho, de todo, y me gustaba, también, escribir cuentos cortitos. Lo mío es todo breve, no se por qué, si por vago o por querer terminar rápido. ¿Viste que el chiste es un cuadradito de 10 x 10?, bueno, en algún momento uní la escritura con el dibujo y ahí salió el humor gráfico. Creo ahora que fue también por una necesidad de comunicación, yo era tímido, muy tímido, me costaba un 'perú' acercarme a la gente, entonces me pareció que haciendo humor gráfico iba a crear un efecto en el otro que me iba a ayudar a acercarme, porque al no tener facilidad oral nunca iba a poder ser 'el alma de la fiesta', y de hecho el chiste gráfico me ayudó bastante. El humor me gustó trabajarlo siempre pero no humor de actualidad sino más universal, y casi sin palabras, me interesaba el humor mudo, lo visual. Y me encantaba Mafalda, era fanático de varios dibujantes como por ejemplo Fontanarrosa, era un consumidor de historietas, pero no de aventuras, me gustaba el humor gráfico puntual, la tira, el chiste breve. Y entre todo eso fui armando mi mundo de personajes. Un poco cuando uno es chico mira todo y mezcla todo lo que hace con todo eso que ve y con lo que cree que tendría que ser. Con los personajes que me gustaban mucho como Mafalda y Snoopy, hacía redibujos con mis propios guiones e ideas. Más que dibujar, en realidad, me gustaba pensar situaciones, que es en sí el fuerte del humorista gráfico.

¿Podríamos decir entonces que en el humor gráfico primero se trabaja el concepto, la historia, y luego la imagen, el o los peronajes?

Muchos chicos me hacen preguntas de ese tipo: '¿Qué es primero: la idea o el dibujo?' Y… es la idea, definitivamente, sin idea no hay humor gráfico. Hay humoristas gráficos que son malos dibujantes, o en todo caso no son muy buenos dibujando, pero sí tienen buenas ideas, y por eso pueden ser, son, buenos humoristas gráficos. El dibujo es un complemento para ayudar a comprender la idea, pero lo fundamental es imaginarse situaciones, saber qué querés decir y a quién, esos son los pasos iniciales.


Gaturro se agranda!

Llega diciembre y el fin de año, Gaturro sigue creciendo, y Nik… trabajando. En el último mes del 2006, la editorial Catapulta presenta historias enormes -algunas de estreno- del gato amarillo más divertido. "El nuevo libro se llamaGaturro a lo grande, es una obra donde recopilamos tiras inéditas y tiras que han salido en la revista. Cada página es un chiste independiente y todas juntas forman un todo, incluye además un resumen de la historia del personaje, de algún modo es complementario de la serie de continuados, pero el tamaño es una novedad importante. Cada página es grande, todo el libro es grande, es una obra visualmente muy fuerte. Se trata en realidad de un libro-objeto, es de una calidad excelente, con muy buena impresión en papel ilustración y con una tapa semidura muy pero muy especial, divertida, con colores, con imágenes, y con sorpresas también. Es un libro para todos, chicos, grandes, fans y hasta absolutos desconocedores de Gaturro. Yo creo que va a gustar mucho", cuenta Nik.

Claro que "…a lo grande" no es la única novedad del mundo Gaturro. Recientemente se lanzó la Agenda Gaturro 2007, en el mes de febrero Ediciones de la Flor presentará el número 9 de los libros continuados y prontamente también Gateen -la gatita adolescente del barrio- tendrá libro propio dedicado a todas las teens que siguen la historia.

Más info en: www.nik.com.ar ó www.gaturro.com

Planeta Nik

Cristian Dzwonik, el papá de Gaturro, dibuja desde muy chico. A los 11 años ingresó a la escuela de dibujo de Carlos Garaycochea, y a los 17 publicó su primer trabajo profesional en la revista Muy Interesante. Nacido en la Ciudad de Buenos Aires, cursó estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires y se graduó como Diseñador Gráfico en la UBA. A los 22 años ya formaba parte del staff del diario La Nación donde comenzó haciendo humor político. En las páginas del diario de los Mitre sería donde aparecería, en 1996, el personaje que 10 años después divierte a chicos y grandes por igual: Gaturro, el gato amarillo de cachetes regordetes, al que el amor le pone 'los pelos de punta' y cuyas historias han trascendido las fronteras del país para publicarse en periódicos de Latinoamérica y el Caribe, diarios latinos de Estados Unidos y hasta en la China! El crucero de Noé, TitaNik yPolíticamente incorrecto son otros de los más de 25 títulos que Nik lleva publicados.

Distinguido en el 2002 con el premio Konex de Platino como mejor humorista gráfico argentino de la última década, y con el Cartoon Contest de Japón, el artista también ha sido premiado por la Sociedad Interamericana de Prensa, con el Premio Santa Clara de Asís y con el Ranan Laurie de Miami.

No comments: