Monday, November 10, 2014

En la mente del 'mangaka'

  • Takeshi Obata es una de las estrellas de la feria con sus superventas 'Death Note' y 'Bakuman'

Takeshi Obata juega en la Champions del manga. Es uno de esos dibujantes venerados en Japón. Sus dibujos no sólo son brillantes, sino que se reinventan con cada nueva historia. Y conseguir una firma suya en el Salón del Manga, que le ha otorgado el premio de mejor dibujante en activo, no era nada fácil.

 No en vano es el dibujante de Death Note -un auténtico fenómeno que traspasó las fronteras niponas-, e incluso consiguió con Hikaru no Go que el go, un juego tradicional similar a las damas, se volviera a poner de moda entre los jóvenes gracias a sus dinámicos y atractivos dibujos, que convertían el tablero de juego en auténtica acción. Obata acaba de adaptar al manga All you need is kill, la novela de ciencia ficción de Hiroshi Sakurazaka que Tom Cruise y Emily Blunt han llevado al cine con Al filo del mañana.
ADVERTISEMENT
Death Note disparó su popularidad por una historia sobre el bien y el mal intrínsecos en el ser humano: un chico encuentra un extraño cuaderno en el que al escribir el nombre de una persona ésta muere en 40 segundos. Pero es en Bakuman, una suerte demetamanga que se adentra en las interioridades de la creación, donde se puede encontrar su alter ego. El protagonista, Saiko, un adolescente que se empeña en ser dibujante, tiene mucho que ver con Obata, que a los 16 años se plantó en la editorial Shueisha para presentar su historieta 500 Kounen no Shinwa.

«El protagonista se parece mucho a mí. Quise dibujar de manera muy realista, plasmar con todo detalle cómo se cogen los lápices y los rotuladores, cómo se hacen los storyboards... La verdad es que sufrí bastante: era un reto hacer que las escenas de dibujo no fueran aburridas. Por eso cuidé mucho la tensión corporal, las expresiones faciales, la gesticulación... La corporalidad es lo que da dinamismo a la obra», explica Obata. Como Saiko, el dibujante también admiraba a los senseis (maestros)del manga: Akira Toriyama, Osamu Tezuka o Hiroshi Inagaki.

En Bakuman (publicada por Norma Editorial) descubre el backstagede la industria del manga, retrata las largas noches de insomnio del dibujante, la creación febril, el making off de un cómic, los plazos de entrega, las estrategias de las editoriales, los premios, los rechazos de las revistas, la rivalidad entre mangakas (autores de manga), las puñaladas traperas... Y en medio de ese proceso se entrelazan distintas historias de amor, amistad y superación personal.«Quizás hay algunas cosas que no hubiésemos debido de contar, como por ejemplo lo que se paga por página», ríe Obata.

Como Death NoteBakuman se publicó en forma de serie en la revista Shonen Jump, la biblia del manga que vende la friolera de 3,5 millones de ejemplares. Yen ambas obras Obata ha trabajado con su colega Tsugumi Ohba como guionista. Y ahí empieza otra leyenda: la de la verdadera identidad de Ohba, celosamente guardada en secreto. De él sólo se sabe que le gusta coleccionar tazas de té y comer snacks (es la clase de información que aparece en las revistas de manga). Incluso se ha llegado a especular con que sea una mujer.

No comments: